Gratitud

Un niña te ofrece una flor blanca de bienvenida. No la identifico, pudiera ser una rosa silvestre y ni siquiera parece cultivada, da igual. Lleva poco tiempo cortada y es un presente gratuito en el sentido estricto de la palabra: coste cero, solo la voluntad de hacerlo. Simplemente hay que salir por la mañana, recorrer la senda que lleve hacia el lugar donde crezca y cogerla con cariño para alguien a quien no le has visto el rostro. El occidental sin faz reconocible baja del coche tras un par de horas de traqueteo en sus costados y su baja espalda y aterriza en un contexto de precariedad digna en forma de arquitectura escolar espartana. Se abruma ante el espectáculo de una masa de infantes que te agasajan y saludan gentilmente, y se abochorna por lo inmerecido. Se entiende que el ofrecimiento representa algo concreto y conceptual: la generosidad de un donante, la entrega de un voluntario o la eficacia ganada a pulso por un cooperante. La pequeña persona se acerca, te mira y te entrega el presente. Tú devuelves la sonrisa y guardas con cuidado el cúmulo de pétalos. Sientes que es algo directo, sincero y no manchado por el vil metal que todo lo impregna en nuestro sistema globalizado. Se agradece en estos tiempos.

 

Gratitud

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s